Iván F. Mula «Deconstruyendo a Rusiñol» (Teatre Barcelona)

Siempre es interesante que dos creadores, con sus universos propios, sumen fuerzas para engendrar un espectáculo en común. Se corre el riesgo, sin embargo, de que sus visiones no cohesionen de forma orgánica y la propuesta acabe siendo una especie de rompecabezas de piezas inconexas donde cada una lucha por dominar a las otras. Afortunadamente, no es el caso de Illud Mysticum #SR, un montaje donde, a juzgar por el resultado, parece que Francesc Cuéllar y Albert Arribas se han entendido a la perfección. A partir de El místic de Santiago Rusiñol, han diseñado una pieza original, con momentos fascinantes y una estética inspiradora que sabe entrar y salir de los convencionalismos escénicos según demanda la tesis central.

De esta forma, en la obra conviven algunas de las obsesiones del Cuéllar creador (acciones repetidas, la influencia de los símbolos, la tradición y la cultura o la dialéctica entre sexo, amor y violencia) con una desconstrucción del texto y del lenguaje más propia de Arribas. En este sentido, hay que destacar la interpretación de Cuéllar que recita a Rusiñol de manera casi hipnótica, musicalizando y masticando cada frase, sintiéndola, sufriéndola, disfrutándola o luchando contra ella, en un fascinante ejercicio actoral, tan fino como excelentemente dirigido.

También resulta acertado el grupo de actores y actrices de diferentes edades y características escogidos para rodear este eje central que, más allá de Rusiñol, bien pueden representar, en cierto modo, la sociedad o la mirada de varias generaciones hacia aquello que está pasando. Sus entradas y salidas iniciales pueden recordar a algún espectáculo de El Conde de Torrefiel. Entre ellos, probablemente, las acciones de la pareja principal son las que tienen un hilo narrativo más elaborado y, por lo tanto, una mayor capacidad de cautivar. En cualquier caso, el conjunto transmite una dirección coherente, compleja, minuciosa, unas decisiones nada aleatorias, y todo presentado con un magnífico diseño de iluminación y una estética a la altura de las circunstancias. Así pues, solo queda desear que ojalá vuelvan a colaborar juntos algún día.

  • Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle