Críticas
SELECCIÓ_EL JARDÍ_006.JPG

«Es de un nivel muy alto, un montaje atrevido y valiente, que se te queda en la retina, que flota y te interroga horas después. Me gustó mucho. El texto es magnífico, y la puesta en escena.»  

(Josep M. Fonalleras, escritor)

«Hoy he tenido la suerte de poder ver El Jardín. Los textos de Lluïsa Cunillé no son de este mundo. A Arribas le necesitamos como el pan que comemos y Màrcia Cisteró
y Antònia Jaume deslumbran que da miedo.»

(Berta Giraut, poeta y actriz)

«Dos días después, todavía pienso en ello. En el texto: las grietas entre diálogo y monólogo, entre el jardín como arte y el servicio social como atención al otro. O en el montaje: todo ese mundo de detalles ofrecidos solo de palabra, en el metaverso de una pecera.»

(Joan Todó, escritor)  

«Vaya sacudida. Salí estrujado. Que las palabras todavía puedan decir según qué, de forma indirecta, me fascina. ¡Pensé que dos segundos en la cabeza de Cunillé deben ser dos años en la mía!»

(Adrià Pujol, escritor)

«Un jardín antiarcádico maravilloso. Id, de verdad, que hace pensar.»

(Míriam Cano, escritora)

 

«¡Yo la vi en enero y todavía pienso en ella! ¿Cuántos horrores hay enterrados bajo los jardines de Europa? ¿Y cuán invisibles a ojos de los demás nos puede volver el dolor? Impactante, El jardín de Lluïsa Cunillé dirigida por Albert Arribas en la Sala Beckett. ¡Y qué buenas, Màrcia Cisteró y Antònia Jaume!»

(Laura López Granell, editora de Godall Edicions)

«Me entusiasmó. No sé si entendí nada. Pero me entusiasmó. Por eso me compré el texto. La señora Cunillé escribe muy bien. De la función podrían hacer un audiolibro.»

(Miquel Adam, editor y escritor)

«Qué maravilla. Ayer viendo El Jardín y las magnéticas interpretaciones de Antònia Jaume y Màrcia Cisteró. ¡Sin ser especialmente “cunillero”, mirada clavada en ellas (y en la fabulosa pecera de Sílvia Delagneau fabulosamente iluminada por Marc Salicrú) todo el rato!»

(Nil Martín, actor y comunicador cultural)

«Esto de El jardín de Centaure Produccions en la Fundació Brossa, tela. ¡Y ELLAS!»

(Mia Parcerisa, director escénico)
 

«Insinuaciones, transfiguraciones, fragmentación, metáforas difusas... De repente he dado un salto en el tiempo y me he trasladado a finales de los noventa: a Apocalipsis, a La cita... a Zarzoso, a Sanchis, la poética de la sustracción... Reconozco que he tardado entre cinco y diez minutos a hacer el “clic” –como diría Brick Pollitt–, ahora bien, una vez hecho, ¡qué gustazo poder volver a disfrutar –y que me perdone Brecht por la paradoja– de la emoción distanciada de los inquietantes textos de Lluïsa Cunillé! Y encima Albert Arribas lo remacha con una dirección meticulosa, poética, cuidadísima, en que destaca la disfunción texto-interpretación que todavía acentua más el efecto dislocativo y metafórico del texto... Excelentes, huelga decirlo, tanto Antònia Jaume como Màrcia Cisteró en unas interpretaciones complejas y nada convencionales. Un teatro hoy en día caro de ver, pero que personalmente encuentro del todo necesario. Un fuerte bravo, pues, a Centaure Produccions por proporcioánrnoslo!»

(Jordi Vilaró, profesor universitario)

«¡Vale mucho la pena! ¡Ellas están magníficas! ¡¡¡Un texto inquietante y valiente de Lluïsa Cunillé!!!»

(Glòria Farrés)

«Con una cuidadísima dirección de Albert Arribas, El jardín de Lluïsa Cunillé es un regalo para los que nos gusta el teatro. El texto es sugerente y magnético y plantea muchas cuestiones: ¿cómo nos representamos, cómo construimos nuestra historia?»

(Adam Martín)
 

«Màrcia Cisteró me ha clavado un revés que todavía me tiene temblando.»

(Laia Nonell)

 

«Brutal»
(Mar Panyella, directora escénica)

 

«De intensidad apabullante e impresionante. Id a verlo.»

(Miquel Curanta, director del Instituto Catalán de las Empresas Culturales))

«Ha sido un placer ir a la Sala Beckett a ver El Jardín de Lluïsa Cunillé, con Antònia Jaume y Màrcia Cisteró»

(Mònica Ibàñez, jefa de coordinación de exposiciones del CCCB)

«En la calle hay miedo, noticias desastrosas y prisas. En cambio, ayer en la Sala Beckett encontré una conversación pausada, silencios, poética, un acuario y dos grandísimas actrices. ¡Me sentó de meravilla ver El jardín de Lluïsa Cunillé con Màrcia Cisteró y Antònia Jaume!»

(Clara Narvion, periodista)

ESP

Críticas

«Si el texto ya es de por sí un gran estímulo, la dirección de Albert Arribas hace de esta función un pequeño acontecimiento. El resultado es chocante, hipnótico»

«Albert Arribas lo ha vuelto a hacer. La unión de su mundo o, lo que vendría a ser lo mismo, el universo ético y estético de Centaure Produccions con un texto de Lluïsa Cunillé prometía emociones fuertes. Y desde luego con El jardín lo ha logrado. En la Sala de Dalt de la Beckett tiene lugar, cada noche, una ceremonia escénica, un ritual sagrado, una misa negra y laica. En escena, dos bestias descomunales: Màrcia Cisteró y Antònia Jaume. Vaya clan, el clan de Arribas.»

«Lo onírico en la forma para plasmar la podredumbre de los sumideros de la política social. El poder de la sugestión en manos de un inspiradísimo y compenetrado equipo.»

«Insuperable trabajo de dos actrices en estado de gracia.»

«La recuperación de la obra resuena ahora todavía con más inquietud, con más desazón y con más viveza que hace un año y medio»

«La propuesta más estimulante que debe de haber ahora mismo en la cartelera»

«Detrás de las dos funcionarias hay un mundo de precariedad, frágil, vulnerable, que las arrastra como víctimas y que, tal vez, les atribuye un papel de agresoras. Cisteró y Jaume ejecutan una interpretación introspectiva que atrapa al espectador»

«La vida de esta funcionaria no ha sido fácil. Su renuncia la emparienta con el inquietante misterio del Bartleby de Melville, que la mallorquina Nies Jaume ilustra con una oscuridad penetrante y cautivadora.»

«Cunillé, a lo largo de los encuentros entre las dos muejeres, ofrece una muy buena muestra de la fascinante calidad de su escritura cuando se mueve a través de los diálogos que no acaban de serlo, y en los que las palabras parecen adoptar formas metafóricas, y las frases parecen presentar una condición metonímica.»

«Estupendas actrices.»

«¡Qué interpretaciones, qué filigrana! Un trabajo superlativo

  • Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle